borde Sumario. Entrevistas.

David Vela

David Vela

«En mis trabajos de humor gráfico siempre he intentado ensayar ese sentido humorístico más literario y reflexivo frente a una comicidad más ligera o al gag, para lo que me siento menos capacitado»

Alfonsina Páez

No es fácil destacar en el mundo de la ilustración, en un país con tantos y tan buenos ilustradores. Primeros premios en los concursos Joven y Brillante J&B de Humor Gráfico, en el Curuxa Gráfica del Museo de Humor de Fene... menciones en festivales internacionales, un segundo premio en el importante VI Portocartoon Worl Festival, de Oporto. David Vela me recibe en su estudio, un cuarto abigarrado de dibujos y objetos que se miran unos a otros desde las estanterías: una lupa, un pequeño esqueleto, un cuentahílos, una selección de buenos libros... Entre ellos, un ejemplar de su ilustración de las Leyendas aragonesas, de Bécquer, y otro de la primera edición del Bestiario de greguerías, de Ramón Gómez de la Serna. Aquí trabaja, a menudo de noche, hasta que el sol llama a las cortinas. Es una persona amable, sencilla, que se expresa sin una palabra más alta que otra, cordial sin llegar a lo efusivo, templado, entregado a su trabajo y a su pasión: la tarea imposible de pintar el aire, de ilustrar el mundo, para colocar ante nuestros ojos una perspectiva distinta y más hermosa.

Alfonsina Páez
Eres humorista gráfico y también ilustrador literario. ¿Cuál de tus dos facetas profesionales ha prevalecido al enfrentarte a las greguerías de Ramón Gómez de la Serna?

David Vela
Creo que en este caso se unen ambas facetas por el propio contenido de los textos, como una interpretación de lo que la greguería tiene de literario y de humorístico. El mismo Ramón proponía como definición de la greguería la fórmula: “greguería = humor + metáfora”. He intentado presentar unas ilustraciones coloristas y cuidadas en la forma, pero manteniendo el sentido humorístico, la gracia a veces infantil de su visión del mundo animal. De todos modos, en mis trabajos de humor gráfico siempre he intentado ensayar ese sentido humorístico más literario y reflexivo –más próximo a la literatura de Ramón- frente a una comicidad más ligera o al gag, para lo que me siento menos capacitado.

 

Alfonsina Páez
Esta serie de dibujos del Bestiario de greguerías no es fruto de un encargo editorial, sino de tu propia iniciativa. ¿Cuándo y por qué decidiste dibujar la colección?

David Vela
La primera intención de ilustrar las greguerías de Ramón había surgido ya a principios de los noventa: a raíz de un trabajo universitario, realicé un vaciado de la revista La Esfera. Me sorprendieron los artículos ilustrados firmados por Ramón y, en especial, los dibujos de Climent o Almada. Pero no fue hasta 2001, en un momento de falta de propuestas y rechazos editoriales, cuando retomé el proyecto. Decidí planificar por mi cuenta este proyecto de libro, buscando además un asunto sugestivo que pudiera ser interesante para el lector, dentro del infinito muestrario de Ramón. Desde ese momento los dibujos fueron tomando forma. La colección vio la luz primero en una exposición en un café de Zaragoza, y más adelante en la web, hasta que la editorial ACVF se interesó por la publicación.

 

Alfonsina Páez
Desde los años veinte, son muchos los dibujantes que, empezando por el propio Ramón, se han atrevido a ilustrar las greguerías. Tu serie, en este aspecto, sería un homenaje a toda una tradición de ilustradores.

David Vela
El homenaje es fruto de los cinco años que dediqué a estudiar a uno de los ilustradores clave de ese momento, a Salvador Bartolozzi, que además fue amigo íntimo de Ramón y uno de los protagonistas de la tertulia de Pombo. En ese tiempo, además de confirmar mi ignorancia brutal, me di cuenta de lo injustamente olvidados que estaban muchos de esos dibujantes y humoristas, algunos de una calidad excepcional. Ahora parece que se van reivindicando poco a poco, pero existía en la historiografía artística un agujero incomprensible. Y todavía queda mucho camino por andar, y cierto prejuicio. Todavía hay que dar explicaciones, por ejemplo, de por qué se ha de considerar a Bagaría una figura clave del arte del siglo XX.

 

Alfonsina Páez
Tu serie de dibujos, además de contribuir a divulgar la obra de Ramón entre nuevos lectores, jóvenes y adultos, implica una mirada distinta de las greguerías. ¿Cómo ha sido acogida tu propuesta por el mundo académico, por los especialistas en la literatura de Ramón?

David Vela
Ramón es un escritor absolutamente vigente, mal leído y peor estudiado. Y este libro intenta acercarlo a un tipo de lector medio, infantil o adulto, que después se pueda animar a buscar otros libros de mayor alcance. Francamente, me preocupa más cumplir ese objetivo que el hecho de que guste más o menos a un catedrático de universidad. Sí que puedo hablar de la acogida favorable por parte de algunos profesores estudiosos de Ramón –Rafael Cabañas, Jesús Rubio- y en general de los autores que se agrupan alrededor del Boletín Ramón que dirige el incansable Juan Carlos Albert. El libro se presentó en la primavera de 2007 en el marco en las Jornadas Ramonianas, organizadas por el Boletín en el Centro de Arte Moderno madrileño junto a las ponencias de los mejores especialistas. Guardo un grato recuerdo de la calurosa acogida de uno de los biógrafos de Ramón, Rafael Flórez ”El Alfaqueque”, o de la amabilidad de Gladys Dalmau de Ghioldi, nuera del escritor.

 

Alfonsina Páez
De entre todos los animales que habitan esta colección, el gato parece acaparar cierto protagonismo. ¿Por qué?

David Vela
En primer lugar, porque el modelo pasea mi casa. Pero, sobre todo, por mi preferencia por las greguerías de gato, que hay muchas y buenas, y demuestran la sutileza de Ramón como observador. El propio Ramón creo que se identifica en cierta forma con el gato: gato por madrileño y por costumbres. Hay una cita de Alfonso Reyes que lo corrobora al visitar su casa: “El rincón es digno del gato y el gato halla en él una objetivación de su alma”.

 

Alfonsina Páez
En tu estilo colorista, que altera perspectivas y el cromatismo real y da mucha importancia al color, he creído encontrar ecos de Rousseau, el Aduanero. ¿En qué tradición de dibujo se inserta tu estilo?

David Vela
En mi caso he ido asimilando mil influencias en la medida en que se ajustaban a mis intereses y a mi manera de dibujar o pintar; esto de forma inconsciente y sirviendo a mis propias limitaciones. Carecer de una formación académica, como es mi caso, supone saberse limitado, pero también proporciona el aliciente de estar en permanente búsqueda y no conformarse jamás con lo aprendido. No sé si estoy en alguna tradición o no, aunque en este libro deliberadamente he querido homenajear a dibujantes ramonianos de los años veinte, como Climent, Almada o Bartolozzi, autores del Art Déco que, sin desprenderse de aspectos de la pintura simbolista de fin de siglo, comenzaban a asimilar los hallazgos de las vanguardias.

 

Alfonsina Páez
¿Por qué utilizas el gouache? ¿En qué medida esta técnica condiciona tu estilo?

David Vela
Es importante que la técnica responda a lo que pide el libro. En este caso quería prescindir del dibujo de línea y potenciar el color. Mi intención era presentar un libro ilustrado que presentara la cara más accesible de Ramón, ese tipo de “libro fácil y variado”, según sus palabras, que en ocasiones prefería entregar a sus lectores, esas greguerías que son "como caramelos que añade el tendero al pedido". Variedad y golosina que quería traducir en colores y más colores.

 

Alfonsina Páez
¿Cuándo, a qué edad, decidiste que lo tuyo era el dibujo y la ilustración y que debías dedicarte profesionalmente a ello?

David Vela
Desde siempre he dibujado como entretenimiento o diversión, e incluso como tic involuntario. La dedicación profesional es más reciente, unos diez años, y en principio fue estimulada por alguno de los premios que obtuve en distintos concursos de humor gráfico o cartelismo.

 

Alfonsina Páez
Creo advertir que en tus dibujos has evitado limitarte a representar una idea o una imagen, sino que has buscado nuevas perspectivas que arrojen una luz distinta sobre la frase. En este sentido, se diría que el arte de ilustrar es algo más que una mera representación.

David Vela
La complejidad de la ilustración radica en cuales son las circunstancias en las que texto y dibujo entran en contacto o colisión: si es un encargo editorial, si es del propio autor del texto o si es el mismo dibujante el que controla todo el proceso. En cada caso, el ilustrador es un  intérprete que debe manejar distintos registros, no sólo del texto, sino del resto de condicionantes. La ventaja del Bestiario de greguerías es que el autor no podía quejarse y el editor no se había presentado;  es decir, que la responsabilidad era absolutamente del ilustrador. Claro que esto no es lo habitual, y normalmente hay que saber adaptarse a las circunstancias que rodean el libro, intentando mantener cierta independencia de criterio, aunque sabiendo escuchar lo que pide el resto de los implicados.

 

Alfonsina Páez
¿En qué proyectos artísticos estás embarcado en estos momentos?

David Vela
En estos días tengo casi finalizada una segunda exposición sobre Ramón. En este caso, a propósito de Los muertos y las muertas y otras fantasmagorías, un libro de 1935, hoy descatalogado, que reúne alguna de las mejores páginas del escritor y que además me ha permitido desarrollar mi faceta más macabra y un estilo entre Tim Burton y Valdés Leal. En 2008 espero asistir al estreno de dos proyectos de teatro en los que he trabajado este verano: !Que te calles¡, una obra para niños escrita por Miguel Ángel Ortiz Albero y dirigida por Marián Pueo, del grupo Che y Moche, para los que he diseñado unas grandes marionetas monstruosas y unos dibujos planos que ha resuelto en madera Helena Millán. También espero que se estrene una versión del Flautista de Hamelin para marionetas producida por los Titiriteros de Binefar con mis diseños para muñecos. Finalmente, en primavera se publicará en libro Universo Mundo, una recopilación de más de cuarenta dibujos de humor gráfico que he ido realizando durante la última década. Son proyectos ya terminados, así que ahora mismo estoy en busca de nuevos encargos y propuestas.

Literaturas.com