Sumario. Los siete pecados capitales

LOS SIETE PECADOS CAPITALES

CUÁL ES VUESTRO PECADO CAPITAL FAVORITO, Y POR QUÉ

Intercalamos una selección de los lectores que nos han enviado sus textos pecaminosos, junto con una nutrida participación de más de 60 escritores. Disfrutad de lo prohibido...

 Los siete pecados capitales(Ilustraciones de Lorenzo Goñi)

Alfredo Conde

Creo que la gula. A esta edad en la que me adentro se trata, el de comer exquisitamente y a destajo, del único placer que puedes llevar a cabo tres veces al día, día tras día, vestido y sin sudar. Además, no entorpece el otro, sino que lo potencia: Me refiero al que también se me antoja más apetecible; ese que aseguran que llegada cierta edad debe de ir a menos. Pues no. El resto no interesa. Entorpece las digestiones, nubla el entendimiento y no da lugar a ningún lujo.

Gula

Andreu Martín

A estas alturas del partido, mi pecado capital es la GULA, sin ningún tipo de dudas. Porque es el pecado de la supervivencia y porque, a mi edad, la gastronomía es el terreno en que más me prohíben.

 

Anna Grau

La soberbia. Mi pecado favorito es la soberbia porque es el pecado más limpio de polvo, de paja y de utilidad. Es el más ingenuo de todos, el más desinteresado. No se contenta con placer, como la lujuria o la gula. No libera de afanes, como la pereza. No ataca ni defiende como la ira. No compromete a nadie que no sea el mismísimo pecador. Es el pecado más solitario, más intransitivo. El pecado más inútil. Sus oficiantes pasean una corona que sólo para ellos es de espinas. Insoportable el soberbio en su pureza, en el absoluto candor de la arrogancia. En su lujoso desprecio de todo cálculo. Si calculara tendría que darse cuenta. Tendría que comprender la superioridad miserable, la hegemonía fatídica, de su pecado enemigo natural, que es la envidia. El águila contra la serpiente. El león contra el rifle. Prometeo contra los que nunca se atrevieron a quitar nada a los dioses. Y que por eso, bien calentitos a la buena lumbre del fuego, eternamente han de regocijarse tanto de su castigo.

 Soberbia

Antonio Gómez Rufo

La Pereza. Lo malo de los perezosos es que siempre caemos en la misma trampa: cumplimos con nuestras obligaciones muy deprisa, y lo mejor posible, para quitárnoslas cuanto antes de encima y, al hacerlo así, los demás creen que somos muy diligentes y nos encargan más y más cosas. Por eso respondo rápidamente a este requerimiento de Literaturas.com., para quitarme de encima la obligación (agradable, por otra parte) de responder a mi pecado capital favorito. Pero al cumplir con tanta celeridad el encargo, seguro que Luís García me pide otra cosa antes del comienzo de la Feria del Libro. En fin... Ese es el destino de los vagos.  

Pereza

Antonio Rodríguez Jiménez

El helado de menta

Mientras lamía aquella humedad suave la boca se me iba llenando de un líquido posiblemente amarillo, casi verdoso, que sabía a helado de menta pero era otra cosa. Su frescor tibio me recordaba el dejo de una pasta de dientes, pero, obviamente, aquella sustancia, entre nutritiva y excitante, no era un vulgar dentífrico. Además, si lo hubiera sido no lo estaría engullendo en tal cantidad y con tan apurado ritmo. Bajaba por mi garganta con suavidad pero sentía quemarme al llegar al esófago. El olor a sexo, el gusto remoto a helado, el tacto sedoso me impedía abandonar mi afán de lengüetear aquel lugar viscoso y cóncavo al que había llegado a través de un camino de oscuridad tan preciso que me estorbaba ver el más mínimo rayo de luz, hasta el punto de que los colores me los imaginaba relacionándolos con una especie de instinto asociado a mi pituitaria. Y el hecho de que hubiera despertado maniatado me vetaba auscultar con mis dedos el lugar donde libaba tan afanosamente.

Sentía apetito, estaba sediento y por eso hocicaba allí con la avaricia propia de un hambriento. Me encontraba tan sumamente a gusto que cierto estado de pereza me impedía analizar la conveniencia de alimentarme en tan incierto manantial de aquella sustancia misteriosa que me excitaba todo el cuerpo a cada instante que transcurría. Permanecí allí, con los vellos de punta, durante muchas horas, ensombrecido por aquel deleite intenso que me producía temblores intermitentes y regocijos en todo mi ser. Me lamentaba de que no pudiera acariciar aquello y me atormentaba esporádicamente la idea de que estuviera en un lugar desagradable o insano. En un segundo me vino la luz al cerebro y creí adivinar lo que estaba lamiendo, porque noté cierto tufillo a abono para plantas de jardín, pero ante tan sombrío pensamiento decidí seguir succionando en aquel afán de eternidad, pues mi orgullo, unas veces, o el pensar que alguien me emitía esa ráfaga de idea para arrebatarme mi manjar, me llenó de ira y continué alimentándome hasta el día de mi muerte, que no sé aún si llegó o está todavía por venir.

 

Antonio Valle

Ahora sabes que he ganado.

Sé cuanto te ha costado levantarte del sofá azul que elegiste bien mullido, separarte de tu cojín con motivos literarios para escribir esta proposición, este concurso de Pecados Capitales. Y todos sabemos que para ti es doloroso plantear algo a los demás, algo tan absurdo como que te demuestren cierta pericia al escribir. Sé lo mucho que te costó elaborar esas frases convocatorias, con qué ganas nos habrías ordenado torturar en tus mazmorras, con ese látigo de letras aceradas que sueles usar cada mañana seguro de que rendirá sus frutos al final del mes, engordando tu cerdito imaginado tremendo, grasiento y glorioso, permitiéndote una vez más ese banquete, una vez a la semana eso sí, no vayan a adelgazar los jamones, pero ese día te das el homenaje, apenas distinto al de cada día en cantidad, cambiando macarrones por huevos de codorniz. Saber que eso le ha parecido mal a tu novia que huyó corriendo a mi casa porque no daba crédito y está acostumbrada a ser poseída por el ser más pecador que había conocido una y otra vez, no me ha costado ni una llamada de teléfono.

Hemos aprovechado las esquinas de mi cama para hacerles un homenaje ajedrezado antes de desayunar, nos hemos puesto las botas en el bar de al lado, donde por cierto tuve que partirle la cara a uno que miraba mucho el escote de mi rubia, la que era tuya, la que me ha contado algunos secretos de tu hombría que deberás aplacar con algo de pasta, y no me refiero a los macarrones, absurdo convocador, ya sabes que tengo que ampliar el ala oeste del castillo y nada viene mal. Adjunto el número de mi cuenta y la cantidad oportuna.

Creo que ahora tendrás más claro quién de los dos es mejor en este juego.

Sólo hay una cosa que te envidio, he de reconocer: ese sofá azul que elegiste bien mullido, el cojín con motivos literarios...

 

Blanca Riestra

La lujuria

Gustándome como me gustan todos los pecados capitales –espléndida la gula, cortante como un cuchillo la codicia, violenta y verde la soberbia-, no puedo evitar preferir, de entre todos ellos, la lujuria.

¿Por qué? Pues, la razón es sencilla, me gusta mucho la carne (“Carne, mi querida dinamita, decía Juan Larrea) y todo lo que se relaciona con la carne me parece embriagador y esencial y delicioso y al mismo tiempo tan inútil que dan ganas de llorar. El deseo carnal es como el epítome del mundo mismo, una metáfora extraña. En él están comprendidos, de una manera que no he conseguido descifrar todavía (en ello estoy), todos los misterios del mundo. Digamos que en la carne está el mundo, vertiginosamente.

Y desde luego, la literatura no es más que una paráfrasis de aquello que en el sexo es puro resplandor y pura náusea. ¡Pecadores, arrepentíos!

 Lujuria

Bruno Mesa

La doble L

No puedo engañarles, mi maldad es apostólica y no tiene remedio. La espesa gula me va creando sotabarba, la avaricia no me es ajena, la acidia me apasiona a su manera, la ira me visita algunas veces, en la envidia me columpio cada tarde, y en la fangosa soberbia me desfiguro y revuelco como animal salvaje. Nadie ignora que soy feliz. Pero de todos los pecados capitales es la lujuria la única en la que he puesto todos mis esfuerzos, el único pecado que me hace estar orgulloso de ser un pecador.

Otros le pedirán esto o aquello a la vida, yo sólo le pido un poco de lujuria y de literatura.        

 

Care Santos

Mi pecado capital favorito...

La lujuria... bibliográfica. Es decir, el exceso, la demasía de los deleites bibliófilos. El vicio libresco que consiste en el ilícito y desordenado apetito de libros. Comprar, leer, incluso de vez en cuando, tal vez en el pasado, haber robado por deporte algún ejemplar en una gran superficie. Por cierto... la otra lujuria, la literal, tampoco me desagrada en absoluto. Sí, todo con exceso, como pregonaba Pedro Salinas.

 

Carmen Boullosa

Yo, Carmen Boullosa, le confieso, padre Luís, que he pecado de gula, "placer desordenado conectado con la comida".

Durante años mi pecado capital favorito fue la lujuria -y en teoría lo sigue siendo-. Lo reemplazó -bajita la mano, como que no quiere la cosa, sin darme cuenta- la soberbia. Hoy mi pecado es la gula. Todo me ayuda a pecar: tengo espléndida digestión, cada día mayor pasión por la cocina -y buena mano-, China Town y sus cangrejos y pastas y vegetales me queda a sólo una parada del subway, hay tiendas de comida con ofertas diferentes en cada tercera esquina y, además, en este maldito pueblo en el que vivo -Nueva York, perniciosa pústula a punto de reventar de obsesivos, pozo adonde van a caer los virtuosos para no servir de nada más que para serlo- hay restoranes formidables.  Antier un griego que me dejó estupefacta, greco-neoyor. No era caro: era bueno.

Si el teatro neoyorkino o el arte de las galerías fuera como los restoranes, otro gallo cantara. Tal vez otra vez mi pecado sería la lujuria. O la soberbia.  Pero si vivo aquí, estoy condenada: mi pecado favorito en Nueva York es la gula. Se lo debo a la ciudad.

Mis dos pecados anteriores eran menos perniciosos. Éste puede convertirme en un ser rodante, que no estaría mal porque sería yo varias yoes en mí misma que podrían darle triple cupo a la lujuria y más rienda suelta a la soberbia, pero el problema es el aspecto. Tengo un pecado favorito y un castigo de mierda.  

 

Carmen Fernández Etreros

Considero que la envidia es el pecado capital que promueve más pasiones y traiciones. Entorpece y destruye hasta las más sólidas relaciones humanas: la amistad infantil, el amor fraternal, la amistad, la pareja,... Potente y fiera no se puede dominar. Es un sentimiento desagradable y frío. Una lengua viscosa que se pega en el cerebro.

La envidia se desencadena abrupta como un torrente ante la buena fortuna. Se desea de manera incontrolada poseer la suerte o el trabajo de alguien cercano. Genera rencor y tristeza y puede desencadenar la peor de las tragedias. Por eso me gusta, por su fuerza irrefrenable. La envidia es el móvil perfecto para cualquier conducta humana negativa y sobretodo para la trama de una buena novela.

 Envidia

Darío Rodríguez. Duitama - Colombia

PEREZA

Bondadosa haraganería, vagancia encarnada en bares y tabernas y cafeterías de nuestro pueblo. Virtud que se disfraza de pecado para evitar cualquier figuración: le gusta que la confundan con Juntas directivas de empresas, con desayunos de trabajo, con trabajo mismo. Hasta allá viaja su modestia.

Piernas cruzadas, hombros caídos sobre mesas donde se especula acerca del prójimo, de lo mal que va este país.

Maestra, alimento de la excusa y la supervivencia. Se hiere, se quita la sangre del pecho, nos da de comer, somos sus polluelos.

Si de pronto nuestros bolsillos no encuentran justas provisiones de tiempo, ella nos regala toneladas de minutos nuevos, también los inventa, mientras acomodamos el tronco en el sofá frente al televisor o al libro y nos reímos.

Si elegimos La Pereza por encima de otras cualidades se debe, cómo no, al carácter convocante de su personalidad. Portera de inquilinas insignes como La Ira, La Soberbia, La Gula, preferirla es, siendo sinceros, posar sobre nuestra cabeza todos los condimentos de la vida.

Señora que organiza, prepara las fiestas, las disfruta y barre la casa al otro día, cuando los invitados se han marchado, cuando la vida debiera continuar.

 

David Torres

Mi pecado favorito, con amplia diferencia sobre los demás, es la lujuria, aunque desgraciadamente cometo mucho más a menudo la pereza y la gula. El único pecado que considero verdaderamente imperdonable es la envidia.

 

Diego Medrano

Mi pecado favorito es la calma, porque no la practico. El amor y la pasión son tales, porque carecen de calma alguna. La lectura o la escritura, en el lado opuesto, si poseen un grado contundente de calma, están ya muertas: son pura hermeneusis. Todo esto encaja, en un sentido mucho más amplio, con la literatura como terapéutica o la literatura como patología, que es al fin el único debate posible. La calma, creo, sólo está bien para la pesca, y en muchos sentidos es contradictoria con la inquietud o puede provocarnos determinada capacidad de asombro o seducción. No obstante, se debe dormir como Dios en ella, en este tiempo en que el crimen y la insolencia son insomnes.

 

Elena Medel

La gula es, por sinceridad y descarte, mi pecado capital favorito. Me encanta descubrir sabores, repetir con aquellos que más he disfrutado, compartir mis preferidos con quienes aprecio, deleitarme ante un alimento o devorarlo con saña, con prisa. El almuerzo y la cena —no presto demasiada atención al desayuno: ¿qué atractivo encierra una tostada?— constituyen dos de los momentos más felices del día.

Relaciono —y recuerdo— experiencias gracias a determinados mordiscos: el viaje a París de mi adolescencia fue un crêpe de jamón dulce y huevo casi crudo, almorzar en casa de mis padres —complemento por primera vez— espaguetis con nata, y añado la fuente con masa para croquetas de mi abuela, el brócoli que Sofía nos preparó hace ya un par de años, la fuente de patatas con cuatro salsas en cada visita a Córdoba. Sólo en ocasiones especiales, y para comensales escogidos, me atrevo a cocinar. Es —sospecho— otra de las características de los afectados por la gula: lo queremos todo hecho. Poco o mucho, en ración o para dos, pero en bandeja.

 

Elia Barceló

De los siete pecados capitales, mi favorito es, sin lugar a dudas, la pereza. Me parece el menos nocivo para uno mismo y para los demás, así como el más placentero. Tiene, además, la ventaja, de que no se necesita a nadie más para cometerlo, sale relativamente barato y, si no se lleva a extremos que comprometan la propia supervivencia (como no acudir ni de vez en cuando al trabajo o no levantarse ni para comer), resulta de lo más satisfactorio.

La pereza sirve también a veces para no precipitarse a resolver problemas que luego acaban por resolverse solos; para no aceptar compromisos que de hecho no había necesidad de aceptar y para disponer de cierto tiempo en el que preocuparse de uno mismo, pensar, oír música, dar un paseo por el bosque, ir al cine, tumbarse a leer una buena novela por puro placer y, con mucha suerte, incluso concebir ideas brillantes que después –si uno insiste en lo de la pereza- no llegarán a convertirse en trabajo.

La verdad es que resulta difícil imaginar que algo tan estupendo y que lo pone a uno de tan buen humor pueda ser pecado.

La verdad es que es, como dicen los ingleses, "wishful thinking" porque ni sé cuánto tiempo hace que no he caído en este "feo pecado". La Iglesia debería añadir también a la lista el trabajo excesivo o el workaholism, a ver si con eso de que es pecado y vamos a condenar nuestra alma inmortal, nos lo tomamos en serio y bajamos el ritmo.

 

Ester Rovira

La Acidia

De los siete pecados capitales, el que le tengo más simpatía es la Acidia. He sido perezosa des de pequeña y ahora aún lo sigo siendo un poco. Mi madre me decía que saliese a comprar fruta y yo le contestaba que sí, que ya iría, pero que esperara un momento porque tenía que terminar de escuchar música estirada en el sofá. Al cabo de una hora, aún no había ido a comprar a la frutería que estaba sólo a cinco minutos de mi casa. Mi madre se enfadaba y me decía que siempre actuaba igual y que tenía que cambiar aquella actitud, que era intolerable. Yo pensaba que tenía mucha razón pero no conseguía dejar de ser perezosa.

Cuando dejé de ir al instituto y fui a la Universidad aún seguía con la pereza encima. Me acuerdo que todos los fines de semana, esperaba hasta el último momento para hacerme la maleta para ir a estudiar periodismo a Barcelona. También cogía el último tren y así encontraba a mis amigos. Una vez, el tren no pasó por la estación de Manlleu y tuvimos que coger el coche corriendo para que llegar a tiempo a la estación de Vic y coger el de las 21:10 horas con destino a Barcelona.

Esto de la Acidia siempre lleva problemas. Por culpa de la pereza te suspenden asignaturas porque no las has estudiado a fondo, pierdes trenes, no entregas trabajos, tienes mal ambiente familiar…etc. Por todo esto, no me gusta tener una actitud perezosa ante la vida. La Acidia es un aspecto negativo de mi personalidad que tengo que hacer desaparecer y ser una persona más activa y tener más energía positiva para realizar proyectos y vivir la vida con más intensidad.

 

Estibaliz Espinosa

DIES IRAE

Demasiado soberbia para a envexa. Demasiado luxuriosa para a preguiza. Demasiado larpeira para a avaricia. Demasiado avariciosa para a soberbia...

Como ousan preguntarme?

Escollo a ira.

Gústame a xente airada. Nun mundo que aspira á neutralidade, á inexpresividade, á descafeinidade, amosar a cólera é soberbio. É unha luxuria do xenio. A gula caníbal.

A ira é atributo de deuses i emperatrices.

Rompan pratos. Berren. A violencia é insoportábel. A ira axuda a descargala coa voz, o corpo, a vinganza. A ira é o pecado xugoso e sublime da vinganza. Appetitus inordinatus vindictae. E unha boa vinganza, xa se sabe, sempre urde a malla dunha boa trama. Hamlet. Conde de Montecristo. Achab. Emma Zunz. Kill Bill.

Aírense...

DIES IRAE

Demasiado soberbia para la envidia. Demasiado lujuriosa para la pereza. Demasiado golosa para la avaricia. Demasiado avariciosa para la soberbia...

Cómo osan preguntarme?

Escojo la ira.

Me gusta la gente airada. En un mundo que aspira a la neutralidad, a la inexpresividad, a la descafeinidad, demostrar la cólera es soberbio. Es una lujuria del genio. La gula caníbal.

La ira es atributo de dioses y emperatrices.

Rompan platos. Griten. La violencia es insoportable. La ira ayuda a descargarla con la voz, el cuerpo, la venganza. La ira es el pecado sublime y jugoso de la venganza. Appetitus inordinatus vindictae. Y una buena venganza, ya se sabe, siempre urde la malla de una buena trama. Hamlet. Conde de Montecristo. Achab. Emma Zunz. Kill Bill.

Aírense...

 Ira

Fernando Sánchez Dragó

LA LUJURIA: ¿HAY QUE EXPLICAR POR QUÉ?

 

Fernando Iwasaki

Como todo el mundo sabe, Dante dividió los pecados capitales en pecados contra el prójimo (ira, envidia y avaricia) y pecados contra uno mismo (gula, lujuria e indolencia); pero había un pecado especial porque era contra Dios: la soberbia. Mi pecado capital favorito siempre ha sido la soberbia, pero entendida como un pecado contra Dios y no contra los hombres. Pienso que contra la divinidad (contra cualquier divinidad) a un creador, a un artista o a un intelectual lo único que le queda es expresar su más rotunda rebeldía. Aunque no negando su existencia, que en realidad es lo más sencillo, sino eligiendo su lejanía y rechazando la limosna de su salvación eterna. En eso consiste la verdadera soberbia para mí. Por lo demás, creo que con nuestros semejantes hay que ser leales, sinceros y generosos, sin esperar ninguna compensación ultraterrena. Y entonces, incluso mereciendo disfrutar de la contemplación de Dios por toda la eternidad, permitirse el lujo de renunciar a su paraíso por pura soberbia.

 

Fernando del Busto

Fray Casiano de Poli buscó en su celda la ventana. Tumbado en su jergón pasaban las horas y pensaba como él, el más listo de los hermanos carmelitas, había podido olvidar los maitines. Una ligera falta, aunque recordó que debía cantar ese benedictino que peregrinaba a Santiago y sintió una profunda envida hacia esa voz melodiosa. Tanta que se levantó con ira y notó como el Pecado luchaba por apoderarse de él. Se serenó, recordó las buenas comidas que siempre le habían ofrecido los hermanos benedictinos, almuerzos hasta reventar, hasta caer en la gula para después ir a confesarse... Y entonces también recordó a esas jóvenes que en ocasiones le conducían al pecado solitario y sufrió porque, de tener más dinero, de tener mucho dinero, no se hubiese ordenado fraile y Dios gobernaría su vida de otra manera.

Un sudor frío recorrió su rostro.

“Señor, haz que sea digno en mi naturaleza pecadora de tus dones y de tu amor”.

Y, entonces, oró dando gracias a Dios por su humanidad pecadora y mortal.

 

Francisco Alba

No me tienta la gula como al emperador Vitelio que comía hasta convertirse en una repugnante masa de carne. Tampoco soy soberbio: mi humildad es celebrada por todos los que me conocen y por todos los que no me conocen, pero de esto no puedo enterarme dada mi humildad, mi absoluta falta de soberbia. Si el oráculo de Delfos dijera que soy el hombre más sabio de la tierra diría, sin duda, como Sócrates que sólo sé que no sé nada. Y si me visitara el ángel del Señor y me dijera que estoy lleno de gracia respondería, como la muchacha judía, que yo Señor, no soy digno.

Confieso que me dejo arrastrar por la envidia, el único pecado capital que es imposible confesar alegremente y el único que no proporciona ninguna clase de alegría a su víctima. Aunque lo practique a menudo este nunca podrá ser mi pecado capital favorito. De la ira apenas conozco algún episódico arrebato pero no es un mérito personal sino el resultado de una constitución flemática, amante de la paz, como la que tienen las ovejas. La pereza es un pecado que me agota, al cabo de un corto tiempo de entregarme a su venenoso placer termino completamente rendido. Así que como no he llegado a viejo para tener a la avaricia por pecado capital favorito y tengo cierto vigor genital (que espero que dure) mi pecado capital favorito es la lujuria.

 

Gonzalo Escarpa

Aunque creo que el único pecado posible consiste en denominar 'pecado' a las deliciosas posibilidades que nos brindan la mente y el cuerpo en feliz compañía, yo metería en el pianóctel de Boris Vian mucha lujuria, algo de gula y bastante pereza, y le pediría a la Justine de Sade que sirviera el líquido resultante sobre sus pechos mientras degusto un gran plato de pato en un fumadero de opio pequinés acompañado por Óscar Wilde, lo que viene a demostrar de nuevo que lo divertido no es el hecho de pecar, sino con quién lo hacemos.

Herme G. Donis

BREVE ELOGIO DE LA PEREZA

Confieso que hasta hace poco practicaba con cierta frecuencia cuatro de los siete pecados capitales. Con el paso del tiempo, dos de ellos han ido casi desapareciendo. No nombraré cuáles han sido –prefiero que quienes lean estas líneas elucubren- pero, desde luego, a éstos se les podría denominar de veniales.

Ahora mi edad se enfrenta cada día más a uno que, lejos de considerarlo pecado, lo vivo como un gozo: la pereza. Pereza que, no pocas veces, viene acompañada con la gula. Pero no quiero en este escrito reseñar los méritos de ambas. Hoy por hoy es la pereza quien corre y vuela por mi casa inundando terrenos desconocidos y mostrándome todos sus tesoros.

Advierto que mi “elogio a la pereza” no es, ni mucho menos, una exhortación a la inactividad. Sólo quisiera que fuera un recordatorio de la necesidad de aprender a perder el tiempo, como recordaba a sus alumnos el antropólogo alemán Franz Boas. Con esto el profesor Boas invitaba a la “contemplación intuitiva” que conduce al acto creativo o al descubrimiento.  Un buen ejemplo lo constituye Isaac Newton. Éste no se hallaba precisamente arando los campos cuando descubrió su Ley de la Gravitación Universal, sino haraganeando debajo de un manzano.

En la pereza la mente no descansa: especula, trama, escribe silencios, anota lo inexpresable, fija vértigos, aprehende secretos, incuba experiencia, escucha el susurro de las hojas en el bosque, el trueno aún lejano, teje, sin deseo de terminar la labor, la historia del mundo, mientras el ser que la goza (gloso un pequeño poema zen) “sentado apaciblemente sin hacer nada / ve llegar la primavera / y a la hierba crecer por sí misma”.

La pereza es una fuente de inspiración y habrá que convocarla en el momento en el que los seres humanos, perdidos en sus absorbentes labores, no sean capaces de “escuchar el llanto de todas aquellas bellezas que porque nadie observó, aún no se han convertido en vida.”

 

Hipólito G. Navarro

Mi pecado capital favorito es la Acedia, pero me da mucha pereza ponerme ahora a explicar el porqué.

 

Ignacio García-Valiño

Vale; casi todos los pecados capitales son jugosos, pero puestos a elegir uno, elijo... la LUJURIA. La lujuria en el sexo y fuera del sexo, la lujuria en todos los placeres de la vida, y también, por qué no, en la creación.

 

Irene Zoe Alameda

Mi pecado capital favorito es la ira. ¿Por qué?

"La poesía es un vómito de ira.

No hay remanso comparable a la expulsión

del verso."

(Los versos forman parte de mi nueva novela.)

 

Iván Humanes Bespín

Elegí la Acedia, por supuesto. Pasó el tiempo de la lujuria, ah...

 

Javier Pérez

Me preguntan cuál es mi pecado capital favorito y no me aclaran si se refieren al que más me gusta cometer o al que menos pecado me parece. Ante tanta ambigüedad, mejor será recorrerlos a ver si, por descarte, queda alguno un poco menos a la intemperie.

La ira me es grata si es la ira de los justos. La ira del que mira y ve; la ira del que se cansa de aguantar. La ira es la sangre de la revolución y sin ella nunca habríamos salido de los grilletes, los azotes y las pernadas. Brindo por ella.

La lujuria, la pereza y la envidia son pecados en zapatillas de felpa y albornoz de guata. Son pecados agradables, no lo niego, pero caer en lo que cae todo el mundo y desear lo que cualquiera puede desear, te condena a Eternidad sufriente de grandes almacenes. Reniego de estos pecados, pero no por más infames, sino por promiscuos. Cuando vaya al Infierno quiero ir a una zona que no esté masificada.

La avaricia no es un pecado: es una estupidez; un simple error de cálculo sobre lo que duran los años, y los días, y las vidas. Y la nada.

La gula ni la menciono. No es humana: no vale la pena caer en el mismo pecado que las vacas.

La soberbia da de comer a los escultores, los pintores, los marmolistas y los escritores de biografías, y no me parece prudente combatir las lentejas del gremio artístico, así que la salvo. Quede en su pedestal.

En conclusión, y a mi gusto, se libran los pecados que con un poco de buena voluntad pueden convertirse en virtudes. Si la envidia nos ayuda a esforzarnos, no está mal. Si la ira hace justicia, bien está. Si la soberbia obliga a resistir sin claudicar, bienvenida sea.

Por lo demás, pecar es de mediocres. Para quien se aprecia en algo a sí mismo, los pecados se llaman opciones, ¿no?

 

Jesús Aller

Pecado elegido: Lujuria.

Explicación:

La verdad es que no sé muy bien qué era aquello del pecado con lo que nos mortificaban hace algunos años, una cosa de hogueras y fuegos eternos bastante desagradable y de la que prefiero no acordarme, pero tengo claro que envidia, soberbia, avaricia e ira no se las aconsejo a nadie. Tristes placeres vamos a sacar de ellas. Gula y pereza sin embargo, dosificadas adecuadamente, resultan de lo más recomendable, sobre todo desde que existen el Álmax y tantas máquinas que lo facilitan todo. Pero la favorita de la lista no puede ser otra que la santa lujuria, lujuria que abre puertas y que salta barreras, lujuria de concubinato, lesbianismo y acuariofilia, modosa, cavernícola, galáctica o senil. Lujuria sin cotos vedados ni tabúes, lujuria en metamorfosis gozosa y continua hacia la eterna contemplación de lo bello (la arruga es bella). Lujuria libre y libertaria, ensimismada, dual o masificada. Lujuria de autobús y de tren, de oficina y de velero por el Caribe, de sábado-sabadete y de lunes por la mañana. Proteica, simple, insaciable, enamorada y escéptica lujuria, madre de la humanidad.

Simplemente lujuria, el mayor lujo del alma inmortal

 

José Ángel Barrueco

Sobre los pecados capitales

Literariamente prefiero la ira, que siempre depara personajes al borde del abismo y situaciones de conflicto, entreveradas de tensión y soluciones imprevistas.

Personalmente opto por la gula y la lujuria que, sin duda, comportan placeres que nos alegran la existencia.

 

José Gutiérrez Román

Sólo pensar que debía elegir uno de los Siete Pecados Capitales para escribir sobre él me estaba cansando, así que es claro que me decanto por la “Pereza o Acedia”. «En otro momento lo haré, mejor lo dejo para luego, quizá más tarde», me decía, hasta que la “Soberbia” ha tirado de mí en forma de vanidad: «imagina que te sale un capolavoro». Sería la “Envidia” de otros escritores (la misma que yo siento ahora hacia ellos), a raíz de lo cual me lloverían ofertas dispuestas a colmar mis ansias de “Avaricia”. Mi mezquindad llegaría a tal extremo que no faltaría a ninguno de los saraos a los que me invitasen con tal de cenar gratis, aprovechando de paso para satisfacer mi “Gula”. No hace falta decir que entre un evento y otro daría rienda suelta a la “Lujuria” con alguna de mis admiradoras. Pero el mundillo literario, de natural envidioso, me seguiría lanzando dardos envenenados desde los diarios, a lo cual no me quedaría más remedio que responder, en un ataque de “Ira”, con algún exabrupto. Pero sólo pensarlo me da pereza…

 

José Manuel Fajardo

Tengo mucho mas claro cuales son los pecados capitales que realmente detesto, a saber: la ira, la envidia, la soberbia y la avaricia. Los otros tres pecados (lujuria, pereza y gula) no estoy tan seguro de que sean tales, o al menos de que lo sean en todas las ocasiones. Esos tres pecados celebran de alguna manera el placer y la vida y, siempre que no se practiquen de manera absolutamente exagerada, pueden entrar mas en el terreno de las virtudes que en el de los pecados. Saber disfrutar a fondo  (y hay que recordar que la cantidad en el disfrute de los placeres es tan  importante como la calidad, por mucho que los defensores de la "nouvelle  cuisine" francesa opinen lo contrario) del sexo, de la comida y de la indolencia, el "dolce far niente" de los italianos,  me parece un signo de  inteligencia que predispone a la bondad, pues no hay nada peor que la  gente resentida o frustrada: son especialistas en amargar no solo su vida  sino también las de los demás. Por eso yo propondría sustituir esos tres  pecados capitales por un solo pecado que vale lo que tres juntos y que me  parecen mucho más merecedor de ocupar un puesto en el panteón de lo  pecaminoso: la hipocresía. Claro que, de incorporarse este ultimo pecado, la Iglesia católica en pleno, con el Sumo Pontífice a la cabeza, iba a ir a parar directamente al Infierno".

 

Juan Aparicio-Belmonte

La Pereza. Por vago.

 

Juan Pedro Aparicio

La pereza.

Realmente da pereza ponerse a comprobar si la pereza es un pecado capital. Porque las dudas surgen en seguida, es tan modesta la pereza… La avaricia, la lujuria, la soberbia tienen empaque, son algo grande, uno las ve dominando los espíritus de sus portadores, brillándoles en los ojos, como diciendo aquí estoy yo, un yo más grande que el de la persona en la que se encarnan. No así la pereza, que para ser pecado capital es de una gran modestia. Y en España además tiene la ventaja de que evita muchas malas acciones, porque no hay peor cosa que un hijoputa diligente. Todos conocemos a más de uno. Cuánto daño es capaz de generar en una sola jornada laboral de hiperactividad, con el móvil, en reuniones, escribiendo, dejando recados… Vade retro.

Bienaventurados los perezosos.

 

Juana Salabert

No me gusta mucho lo del término "pecado", pero de tener que elegir alguno sería obviamente el de la lujuria, por motivos más que obvios. Es un viaje, siempre distinto, al más acá de nosotros mismos, una cura de males y reveses y un do ut des con que borrar fronteras.

 

Leticia Sigarrostegui

 Tres de los pecados capitales son saludables en determinados momentos: la ira, la soberbia y la lujuria. Por este orden. Al menos la ira en primer lugar. Cuerpo, alma y espíritu necesitan desahogo. Ante las injusticias, el dolor, el miedo. Mi pecado capital favorito es la ira: es el más auténtico (responde a una necesidad física, las afrentas reprimidas pueden tener graves consecuencias para la salud). Y además fomenta la creatividad. Con respecto a los otros cuatro pecados capitales (avaricia, gula, envidia y pereza), deben evitarse precisamente porque no aportan, sino que quitan o impiden. Al contrario que la ira, la soberbia y la lujuria; que sí que nos dan. Lo dicho, en determinados momentos.

 

Lino C. - Perú

La lujuria , imagen desdibujada.

La lujuria es el peor de los pecados que se desliza en mi pensamiento para convertirme en un ser débil , esclavo y sumiso, perdedor de garantías morales éticas y campeón de vanidades. La banalidad suprime el deseo de ser libre para encadenarme a la llama del pecado ,del amor incompleto, ese que llama deseo y por el que a veces peco , ese por el que pierdo la razón y escribo al amor : ´´pienso´´ pero dibujo un quehacer incompleto, pienso pero no lo hago , siento y sigo esbozando una imagen parca del sentimiento en mis versos en mi vida en el lugar que ocupa un relato a la deriva...

 

Luis Manuel Ruiz

Mi pecado favorito es la acedia, es decir, la pereza. En el breve texto que sigue a continuación trato de explicar por qué. La pereza es el pecado corporativo de los tímidos: para no atraer la atención del prójimo preferimos cruzarnos de brazos o refugiarnos debajo de un edredón que nos proteja de las cosas. Existe algo sucio, tramposo, cruel en la acción; cometer un acto significa enredarse, muchas veces sin desearlo, en la complicada madeja de causas y efectos que compone el universo y quedar atrapado en un fangal del que no puede huirse con las suelas impolutas. Nuestros santos patrones son Bartleby, Oblómov y la pelusa: seres leves, indolentes, gaseosos, que optan por atravesar las habitaciones escurriéndose por los muros antes de enfrentarse a las aristas agresivas de los muebles. Las estatuas nos llevan ventaja; han comprendido que el destino final de todo es la parálisis.

 

Marta Sanui

En todo caso la gula, por infinitos motivos: el bacalao, el cilantro, la rúcula, el cochinillo, el atún poco hecho, las sardinas...

 

Maria Tena

Es difícil elegir entre pecados tan suculentos como son los capitales. Me arrastran la lujuria y la gula. La ira no deja de visitarme de cuando en cuando. Pero ya que tengo que elegir, el preferido sin duda es la acedía o, por decirlo en castizo, la holgazanería. Soy una vaga vocacional.
Cuando quiero pecar de verdad me siento en un sofá cómodo sin hacer nada, ni siquiera leer o escuchar música. Dejo que la tarde pase mientras miro las moscas de la habitación, la pared que cambia de color como si ella misma anocheciera. Oigo sin querer los gritos del patio, los televisores ciegos de los vecinos, las poleas artríticas del ascensor, el tráfico obstinado que murmura al fondo del pasillo.
Y, sólo de vez en cuando, pienso que si resisto, si sigo pecando, en un momento dado surgirá esa frase que desde hace años espero, la página inmortal que estoy a punto de escribir.

 

María Pilar Queralt del Hierro

He recibido por varios conductos tu invitación a escribir sobre mi pecado capital favorito, pero tengo una duda. Iba a decantarme por la pereza y veo que el bueno de San Gregorio no la cuenta. ¿O eso de acedia es pereza? Es que yo me los sabía en la forma tradicional:
1.º Soberbia
2.º Avaricia
3.º Lujuria
4.º Ira
5.º Gula
6.º Envidia
7.º Pereza

Pero como todo cambia...

 

Marta Sanz

Seré muy breve. Mi ¿pecado? capital es la pereza (la acedia), pero no por ser pecado, sino porque a la pereza hay que reivindicarla como un derecho, buscarla, cultivarla, perseguirla...

 

Martín Casariego

La pereza, sin duda. Y no me pidas que explique por qué, pues sólo el pensarlo me agota.

 

Marcos Canteli

Me parece a mí que peco demasiado como para confesarlo en 20 (y como dato, no por casualidad: este doble 7, con su .net redecilla adonde van a parar esos ya sin nombre).

 

Miguel A. Gara

Nunca he entendido por qué entre los 7 pecados capitales figura la ira, la gula y la pereza y sin embargo se ausenta el odio, la mezquindad o la indiferencia.  Aparte de esto, y a riesgo de no ser original, mi pecado favorito es la luxuria, entre otras cosas porque creo que va acompañada de interesantes sensaciones corporales ya incluso desde antes de pecar.

 

Nerea Riesco

Por lo general intento ser poco "pecaminosa"... intento... intento, pero tengo que reconocer que (si he de declararme potencialmente tentada por uno de los siete pecado capitales) la gula debilita mi firmeza. Sí... lo reconozco, soy "gulosa"... vegetariana... pero "gulosa". Me salto el segundo plato y voy directa al postre, ¡qué le vamos a hacer!
En otras circunstancias a lo mejor diría que lo de la "luxuria" también me llama la atención, pero eso ya lo cuento en alguna otra edición sexy de literaturas.com.

 

Norberto Luis Romero

Mi pecado favorito es: La perez...

 

Pepe Monteserín

"Mi pecado capital favorito es la pereza, pero, por favor te lo pido, no me hagas confesar por qué, con lo a gusto que estoy en la hamaca, tocándome las pelotas".

 

Pedro de Paz

Soberbia

Uno de los pecados capitales que siempre ha logrado despertar mis más sinceras simpatías es la SOBERBIA, entendida desde una de sus facetas más próximas: la vanidad. Vanitas vanitatis et omnia vanitas. De ella dicen que consiste en el desaforado deseo de ser admirado por el alto concepto de los propios méritos y lo cierto es que, en tal definición, jamás pude encontrar mácula alguna. Porque ¿qué hay de indigno en la búsqueda del reconocimiento al esfuerzo realizado? La vanidad siempre ha sido un concepto denostado porque suele engalanarse con la fatuidad que acompaña al engreimiento, la pedantería o la arrogancia sin embargo, no tiene porqué ser así. No puedo estar más de acuerdo con Mason Cooley cuando enunció que «la vanidad bien alimentada es benévola, una vanidad hambrienta es déspota». Una vanidad sin inquietudes es un arma descargada, un concepto que se retroalimenta para terminar fagocitándose a sí misma hasta quedar reducida a la nada sin embargo, una vanidad inquieta, una vanidad bien entendida, suele conllevar consigo, con ese deseo de reconocimiento, un afán de superación, de progreso, que nos fuerza a tratar de ser mejores, a superar retos, a dar el siguiente paso. A mejorar para ganar.

Dicen que los escritores suelen envanecerse como pavos reales a la menor oportunidad que tienen de hacer gala de sus dones, virtudes o erudición. Debe ser cierto. Yo no conozco a ningún escritor que no sea, en menor o en mayor medida, vanidoso. ¿Y usted? No tiene más que comprobar el ejemplo que se abre ante sus ojos. ¿Qué mayor acto de vanidad que tratar de convertir un pecado capital en una virtud?

Avaricia

Pilar Pedraza

El pecado capital –un ateo y materialista no lo llamaría así, sino quizá vicio- más interesante es la pereza, la terrible “acedia” medieval. En la pereza se advierte, como en ninguna otra forma de coqueteo con el mal, la atracción del abismo y el aroma de la buena muerte. Dejarse llevar por la pereza es deslizarse por el río del olvido, renunciar a luchar por vanidades. La suprema pereza consiste en reposar sobre la mesa del tanatorio y permitir que me hagan la autopsia mientras pienso en mis cosas. La pereza es hermana de la melancolía, el mal oscuro.

 

Roberto Valencia

La Ira necesaria

Hay iracundos vocacionales. Cualquier cosa que pueda contrariarles, les conduce a la exasperación, suscitando en ellos un contraataque desmesurada. Victor Kemplerer cuenta que a Hitler le apodaban el devorador de alfombras porque en sus ataques de cólera gritaba, pataleaba y se arrojaba al suelo, llegando en una ocasión al punto de comerse los flecos de la alfombra. La ira como modo de habitar el mundo, como neurosis compulsiva que destruyó un continente y casi aniquila una estirpe.

Ahora bien, existen iracundos ocasionales, personas pacíficas y más o menos equilibradas que utilizan este pecado capital como válvula de escape para sus frustraciones. En su caso, la ira se opone a la resignación -que no es forzosamente virtuosa- y, al igual que la soberbia o la envidia, no propone una acción concreta (comer en el caso de la gula, el sexo en el de la lujuria). Puede consumirse en sí misma, desatarse en arbitrarios latigazos violentos, o encauzarse como reacción justa -pero descomedida- ante una causa inicua. Los iracundos ocasionales la practican porque no les queda otro remedio, y es que la ira brota de una idea, de un plan no realizado. Por cierto, ¿quién atestigua mejor que nadie el hecho contrastado de que las ideas no sirven para nada, de que las ideas expiran antes de ejercer todas sus potencialidades? Pues los escritores, los poetas, los intelectuales. Porque, reconozcámoslo, pocas veces las ideas logran cambiar el mundo. Cuando lo consiguen, es con una lentitud exasperante, tras años de sedimentación, de cambios sociales e individuales que terminan por borrar la lucidez inicial del promotor de la idea. De ahí que la ira, como recurso puntual, constituya uno de los escasos privilegios al que puede recurrir un intelectual.

A veces se confunde ira con vehemencia. Hay iracundos que apelan a la pasión para justificar ese estado del ánimo propenso a la furia, y que no es más que la manifestación del fracaso que domina una vida. Si exceptuamos los magistrales versos de Dámaso Alonso, la ira es un aguafiestas. Desagradan sus explosiones, y sorprenden a quienes las presencian, pero han sido gestadas a lo largo de años de derrota continuada. Si la ira no existiera, abundarían los suicidios.

 

Roberto Valencia (Escritor y crítico literario. Publica en la edición del País Vasco de El Mundo, y en Letras Libres, Quimera y Archipiélago).

 

Román Piña

Buena propuesta:
Mi pecado capital preferido es la Acedia, la pereza de toda la vida. Ya lo dijo hace poco Ramiro Pinilla, con la autoridad que le da haber escrito un libro de 3000 páginas: "hay que hacer pocas cosas, o ninguna". La pereza lleva, además, parejos, otros pecados capitales como la gula o la lujuria. Por pereza prefiero ayunar a coger el coche para ir al súper a por pizza congelada. Por pereza y gula prefiero quedarme comiendo pizza a andar un kilómetro hasta el burdel más cercano. Por pereza y avaricia prefiero el sexo en solitario. Por lujuria y pereza prefiero el cibersexo al sexo iracundo y soberbio. La pereza se lleva la palma.

 

Salvador Gutiérrez Solís

Muy divertido el cuestionario.

Soy un gran pecador, lo reconozco, y en más de una ocasión peco por puro placer, con premeditación y alevosía. Me es muy difícil elegir sólo un pecado capital, y aunque de alguno de ellos trato de escapar aconsejado por eso que llamamos sentido común, les reconozco a casi todos –salvo a la Envidia y a la Ira- sus lados más dulces y embriagadores.

Por sinceridad y por familiaridad, escojo la Gula, que es un pecado tan individual como compartido, tan profundo como superficial, tan primitivo como exquisito, tan compulsivo como controlado.

 

Susana Pérez Alonso

La lujuria me redime de la ira. Destroza mi soberbia cuando una lengua invade mi boca y provoca rendición. Alimenta mi gula de piel y acrecienta mi avaricia de gozo. Aparta de mi la pereza y en ocasionas la alienta antes de regresar al combate. La lujuria barre la envidia al querer das mas de lo que me dan y la ira se sofoca a base de paciencia para llegar al final. Me da la lujuria templanza cuando me alejo de ella satisfecha. Provoca diligencia y generosidad al dar para que me den. Me convierte en ser humilde dependiente de otro cuerpo. Y siento caridad hacia quien dice que peco.

 

Suso de Toro
Pues voy a escoger un pecado que seguramente nadie querrá escoger: LA ENVIDIA.

Todas esas pulsiones, que llegan a ser pasiones, están relacionadas entre sí pero la envidia me parece una de las pulsiones fundadoras, un resorte poderosísimo.

La vida social se asienta sobre la envidia, pues esa reacción tan fea, tan mezquina, que conduce a rebajar al que se sube, a retrasar al que destaca, a atacar por detrás y arteramente al intrépido conduce a conformar una sociedad más homogénea. La envidia penaliza al distinto y al mejor. Y por eso se puede decir que, aunque resulte odioso, que es igualadora. Nos iguala en la mediocridad y la cobardía, es verdad, pero nos iguala. Podríamos decir, entendiendo la democracia de un modo perverso, que es democratizadora. 

Pero la envidia, cuando posee a un espíritu fuerte, puede ser brillante. Macbeth mata por envidia, pero reina también por envidia. Efectivamente la envidia puede ser una pasión que se apodere del alma de algunas personas y que destruya la vida comunitaria, es cuando la envidia se transforma en ira y codicia, y todo por la gula y la lujuria del poder. ¿Acaso no es la envidia desbocada de la derecha española lo que hoy perturba toda la vida pública?

 

Samantha Devin

¿Mi pecado favorito? Todos y ninguno. Ninguno, porque son obstáculos que empequeñecen mi voluntad y me recuerdan qué lejos estoy de alcanzar la excelencia con la que sueño. Y eso fastidia bastante. Todos, porque son inseparables de nuestra naturaleza y excepto la pereza, definen nuestras necesidades y confirman que estamos vivos. Lo hacen de una forma un tanto retorcida, pero sin duda efectiva. Pero sobre todo, porque los pecados son la base de la literatura. Lo que convierte a los personajes en seres interesantes. ¿Quién sería Aquiles sin su ira? Sin ella probablemente no existiría La Iliada. ¿Quién sería Macbeth sin su ambición? No habría Macbeth. ¿Quién sería Otello sin sus celos?

De los pecados se aprende. Especialmente de los pecados de los otros porque los nuestros no los vemos. Y aunque no puedo decir cuál es mi favorito sí puedo señalar cuál temo más: La acidia o pereza. A diferencia del resto este pecado atenta contra el ser más que ningún otro, impide el cambio y anula el deseo y la pasión. Los otros seis, al menos requieren energía, satisfacen una aspiración, nos señalan sin vacilar aquello que anhelamos o echamos en falta. Nos definen. La pereza es sin duda el peor, porque convierte al ser humano en menos que nada. ¿Qué sería de un Aquiles perezoso que se negara a luchar por su inmortalidad y se quedara durmiendo la siesta en su tienda? ¿Qué sería de un Vito Corleone ocioso, sin ganas de dirigir sus turbios negocios? ¿Qué sería de un Orestes indolente que se encoge de hombros cuando Apolo le apremia para que asesine a su madre? Simplemente, no existirían.

Y entonces ¿Qué sería de nosotros?

 

Santiago Roncagliolo

Mi pecado favorito es la gula, porque una sesión de gula dura más que una de lujuria y, sobre todo, para mentalizarme, porque es el único pecado que podremos seguir cometiendo durante toda la vida.

 

Sofía Rhei

Aquí va mi contribución a los pecados capitales, espero que sirva. No está contado en primera persona, sino desde el punto de vista de la Francesca de Dante.

Paolo y Francesca 451

Las llamas ya se acercan y me lamen,

caro mio, ya siento que me toman,

pero tus ojos me queman más, me doman

para ignorar el fuego. Que nos llamen

lo que quieran llamarnos: no hay honor.

Nuestro pecado, que sí que fue de ardor

(es este nuestro sitio), no fue el beso.

Fue volvernos la culpa del lector.

 

Vicente Luis Mora

 

Dies Irae

A lo mejor los teólogos y moralistas -por no hablar de los filólogos- me reprenden por mi ignorancia, pero siempre he pensado que la ira es un concepto intransitivo. Es decir, que puede uno estar airado sin objeto directo, sin necesidad de sentir ira por una razón concreta. La ira puede y debe mover no sólo la creación literaria, sino -puntualmente- la crítica. Uno escribe a veces por odio a la vida, a la inexactitud de la vida, a la imperfección de la existencia, que se agranda con la obra imperfecta e inexacta de uno, y también siente ira cuando la obra que lee para reseñar ni siquiera intenta mejorar las cosas, sino sólo aposentarse, apacentarse, apesebrarse en la tranquilidad del tono medio. A veces, como ahora, escribo cabreado y sin un por qué concreto. No sé si mejora las cosas -bueno, en la crítica sí lo sé: positivamente, ahorra tiempo al lector interesado-, pero lo mejor es cómo se queda uno después de la ira. Como nuevo. Mejor que después de cumplir con la lujuria: igualmente feliz y pleno, pero menos cansado.

 

Vicente Muñoz Álvarez

Indudablemente, la LUJURIA. De hecho, es el único pecado capital realmente apetecible, si uno no es glotón y pasa de empacharse a dulces ( gula ). Placeres de la carne, orgías, excesos corporales, fluidos, entradas, salidas, cuerpos sudorosos, caricias, lenguas, muslos, pechos, pubis, demasía, acoplamientos, juegos, obscenidad... Uno, hay que reconocerlo, es lujurioso y visiona todas esas cosas por las noches, aunque luego todo quede en meros sueños... Maravillosa visión la de un puñado de mujeres disponibles en una habitación roja, sobre sábanas de satén negro, danzando lúbricamente a mi lado... La que se podría preparar... En fin, los demonios deliciosos de la carne que espolean por dentro nuestras fantasías. Y la cruda realidad, tan espartana...

 

Víctor Claudín

Mi gula favorita: la lujuria

Aunque no me faltan los vicios, especialmente hasta hace un tiempo, creo que tengo uno favorito: el de la gula. Porque no voy a hablar de algún pecado convertido en hábito, en manera de ser, en actitud vital, etc., como por ejemplo, y que se me entienda bien que sólo es un ejemplo, la lujuria. Puede que el pecado mortal de la gula se me iniciara siendo joven, cuando me lo quería comer todo, y cuando digo todo es que era todo, por algo ya en aquel tiempo me llamaban “bolita”. No he dejado de intentarlo, aunque en verdad lo que ha sucedido es todo lo contrario, exactamente que los demás han terminado por devorarme. También tengo que confesar un problema que me ha suscitado su continuado ejercicio, el de que hay tantas cosas que se me han atragantado, que aún no soy capaz de digerirlo todo. De ahí que tenga frecuentes diarreas, sobre todo cuando me pongo a pensar en lo que me rodea. Confieso que la cosa no llega al paroxismo: del banquete ya no pretendo siquiera un pedazo de la tarta, me conformo con un buen condimento para los manjares cotidianos que aún me reserva la vida. De todos modos, no pienso desfallecer en el vicioso empeño, pero tampoco dejarme llevar entre los perversos jugos gástricos de una condena santa. Y todo regado por un buen vino rojo.

 

Wendy Guerra

1 Lujuria (Latín, luxuria)
2 Gula (Latín, gula)
3 Codicia/Avaricia (Latín, avaritia)
4 Ira/Enojo (Latín, ira)
5 Envidia/Celos (Latín, invidia)
6 Orgullo/Soberbia (Latín, superbia)
7 La Acidia (Pereza)


Lujuria en mis ojos, Gula en mi vientre, Avaricia en mis labios, Pereza en el olvido. Envidia a mis espaldas, Soberbia en mi cintura, Ira en mis pies.

Todo ello me contiene, para qué negarlo.

 

Xurde Álvarez Fernández

Por ser eslabón; por ser el último eslabón de una cadena que si la sigo me llevará a aquello que un día quise; por eso escojo la ira.

Antes que ella, le antecede el dolor.

Antes que el dolor, lo que amé.

Porque sólo se tiene ira contra aquello a lo que amamos. Porque sólo tiene sentido contra aquel, aquella, aquello en quien posamos la fe —todo lo que éramos—, y nos enseñó como luz nueva escondida entre olvidos, el renglón donde se escribe la palabra abandono, donde la confianza se halla envuelta en un sudario de traición.

Esto lleva al dolor.

Y para sostenernos, para que ese dolor no nos mate, s’odia.

(Lo que amamos—el dolor de la decepción, del abandono, de la traición—la ira.)

Esta es la cadena. Los aros de hierro se engarzan con fuerza para ser inseparables.

Y por ser eslabón; porque al seguirla a ella sé que dos más atrás habitó todo lo bueno, todas las personas, el ideal, todas las almas que amé antes de que llegara la decepción, mucho antes de que llegara el dolor y mucho después de que llegara el olvido; por eso, por eso escojo la ira.

 

Zara Patricia Mora Vázquez , Cádiz - España

Evidentemente la lujuria es la que me provoca una reacción literaria, pues cuando la experimento siempre me pone el cerebro a caminar a altísimas revoluciones. No necesariamente ha de ser física la experiencia, también las hay de tipo religioso, que no por eso dejan de ser lujuriosas pero me provoca plasmarlas en papel. Aunque no sea verdad lo que escriba, que generalmente lo es solo en mi mente y en las de quienes lo leen. Pero eso es justamente literatura; el arte de la seducción porque pretendo del lector transportarlo a mi mundo interior y hacer de él lo que se me ocurra, plantearle sensaciones que no ha conocido antes, ponerlo ante situaciones que desearía vivir y ante misterios que no se atreve a develar.