borde Sumario. Libros. Reseña.
 

El atentado

 

Yasmina Khadra

 

Alianza, 2007

 

Anabel Soriano

Yasmina Khadra, El atentado

“Un islamista es un militante político cuya única ambición es establecer un Estado teocrático en su país y gozar plenamente de su soberanía y su independencia.  El integrista es un yihadista (1) radical, no cree en la soberanía de los Estados musulmanes ni en su autonomía.  Para él son estados vasallos destinados a disolverse en un solo califato sueña en una umma (2) indivisible extendida desde Indonesia hasta Marruecos, de no conseguir convertir Occidente al Islam, avasallarlo o destruirlo.  Nosotros somos  los hijos de un pueblo  expoliado y humillado que lucha con los medios  de que dispone para recuperar su patria y su dignidad”.

Caudillo de guerrilla. Personaje de El atentado

 

El protagonista de esta novela, Amín Jaafari y su esposa Sihem, aunque palestinos, están nacionalizados en Israel y viven en Tel Aviv.  Él es un respetado cirujano y ella es una mujer moderna, sin ataduras religiosas e integrada en la vida israelí.  Un atentado mata a su mujer y destroza la vida de Amín ya que:  Sihem es la Kamikaze suicida.   

Incredulidad, ira, desasosiego conducen a Amín hasta los que cree culpables del lavado de cerebro que llevó a Sihem a la sinrazón, llevando como únicas armas su  verdad y la vida que ha elegido. En su búsqueda nuestro protagonista entrará en contacto con otras verdades:  “...El verdadero bastardo no es el que no conoce a su padre sino el que no conoce sus referencias”. Estas duras palabras escupidas por un líder religioso a Amín, ponen de manifiesto la mentalidad de una buena parte del pueblo palestino que ven de esta forma a quienes no hacen frente a  la causa palestina. Por otra parte, esta aseveración se verá respaldada por un caudillo guerrillero  para quien  el  atentado suicida de Sihem, quien sí sabía donde estaba su clase, es considerado un acto para redimir a Amín y que despierte de su impasibilidad. 

Esta es una historia bien contada, la temática que aborda es dura, amarga y conmovedora. Con lenguaje contundente y rico, el uso del tiempo presente confiere a la narración un ritmo implacable tanto en los diálogos como en las situaciones de introspección y desesperanza.

El argumento tiene como eje el terrorismo y las diferentes posturas ante el mismo desde dentro, esto es, la de los propios terroristas, la de aquellos que les aplauden y apoyan, y la más importante, la de aquellos que lo entienden. Para llegar a este punto de comprensión no es imprescindible pertenecer a la misma civilización, sociedad o ambiente sino que es fundamental compartir la misma mentalidad. El Dr. Jaafari es un árabe palestino nacionalizado israelí, para él la cirugía sirve para salvar las vidas de sus pacientes y no sus enemigos. No cree en las profecías, que ensalzan el sufrimiento en detrimento del sentido común, ya que para él la vida es un préstamo y considera que nada en la vida nos pertenece. Sin embargo, a partir del atentado hay un cambio radical en su  actitud, entra en las filas de aquellos que pierden el miedo porque ya no tienen nada que perder. El autor describe así magistralmente la hecatombe emocional que sufre el personaje. 

La atroz inmolación deja al descubierto la impostura.  La relación con su mujer es pura ficción, no era el problema que entre ellos hubiese secretos, ella era otra mujer y sólo pone de manifiesto quien es cuando no puede haber replica. Muchos de sus colegas, pacientes y admiradores no dudan en juzgarle y condenarle. Su anodina familia palestina manifiesta  profusamente el orgullo que sienten por  el sacrificio de su mujer. No obstante, es obvio que para todos ellos Amín también es un impostor. 

El propio autor fue acusado de impostura por sus decepcionados lectores cuando se descubrió que Yasmina Khadra no era una audaz e inteligente escritora argelina sino un ex soldado argelino llamado Mohamed Moulessehoul. Él consideró necesario el pseudónimo para esconder su identidad y poder así, a través de sus novelas, denunciar el drama que padece su país, desde la corrupción de los círculos de poder a la irracionalidad sangrienta de los fundamentalistas islámicos. Autor de una veintena de libros de novela negra, El atentado, ambientado en Tel Aviv, es el segundo libro de una trilogía que comenzó con Golondrinas de Kabul , ambientada en Afganistán, y termina con Las sirenas de Bagdad  ambientada en la guerra Irak-EEUU.   

Una productora norteamericana ha adquirido los derechos cinematográficos de la novela, espero fervientemente que sepan hacer justicia a tan magnífico libro.

 

(1) Aunque la conocemos como “Guerra santa” en realidad  la palabra Yihad significa "esfuerzo, lucha", y es el fundamento mismo del Islam.  Al contrario de la mentalidad imperante que entiende de la religión en términos de paz espiritual, el Islam propone la acción como vía hacia la realización de los valores a los que aspira. 

(2) La umma (árabe: امة) o comunidad de creyentes del Islam comprende a todos aquellos que profesan la religión del Profeta Mahoma independientemente de su nacionalidad, origen, sexo o condición social. La mayor parte de los eruditos optan por la visión más inclusiva de pertenencia al Islam y así, normalmente, se considera que toda persona que pronuncie la Shahadah en las condiciones prescritas pasa a formar parte de la comunidad musulmana de creyentes.
Sin embargo, hubo y hay visiones que niegan dicha pertenencia a los pecadores más graves o a los pertenecientes a cualquiera de las otros credos musulmanes (sunníes, chiíes, ibadíes)