borde Sumario. Memoria
 

Eielson, los cinco sentidos

 

Nataly Villena

 
   

Jorge Eduardo Eielson nace en Lima en 1924 y muere el 10 de marzo del 2006 en Milán. Escritor y artista plástico, era hasta entonces el mayor poeta peruano vivo y uno de los más importantes representantes de la poesía hispanoamericana del último siglo. Este creador que siempre reivindicó su origen multicultural: español, italiano, sueco y nazca, no sólo se dedicaba a la poes ía, era también artista plástico, escritor, dramaturgo, un artista integral que a la hora de crear lo hacía a través de los cinco sentidos.

De madre limeña y padre sueco, Eielson nace en Lima y goza de una educación liberal, dedicándose al arte desde la infancia: pinta, escribe, toca el piano… A la vez aprendre también el inglés y el francés (lee a Eliott, Shelley, Whitman, Rimbaud). Durante su adolescencia conoce a José María Arguedas, su profesor de escuela, y gracias a él toma conctacto con las culturas precolombinas. La influencia de éstas se dejará percibir en su obra plástica de los últimos años. Arguedas le presenta a muchos de sus amigos y con él frecuenta los círculos literarios de la época.

La capital peruana de los años cuarenta goza de muy poca apertura hacia la cultura universal pero Eielson, curioso y dinámico, se nutre de todo lo que encuentra. En esos años destaca en poesía (gana un premio nacional) y en teatro. Comienza también a pintar y a asistir a la Academia de Bellas Artes que abandona rápidamente. Eielson se descubre así incapaz de aceptar el formalismo académico y es por primera vez consciente de su necesidad de libertad creativa. Su primera exposición prefigura el camino que iría a seguir pues combina la pintura en todas sus formas con esculturas e instalaciones. En el terreno de la literatura, funda y dirige la revista El Correo de Ultramar.

A finales de los cuarenta viaja a París y disfruta del extraordinario ambiente creativo que vive esa ciudad, se integra al grupo Madi y expone en el Salon des Réalités nouvelles y en la prestigiosa galería Colette Allendy . Numerosos encuentros le abren las puertas de los movimientos en boga y junto a Pierre Restany, Eielson se reivindica un « nouveau réaliste ».

De allí viaja becado a Suiza para dedicarse a la escritura, y a inicios de los años cincuenta, parte de Ginebra hacia Italia. Es su primer viaje pero se queda allí para siempre.

Las excelentes condiciones para la industria del cine en Roma hacen que Eielson piense en dedicarse a ello, siendo becado por la Cinecitta para seguir un curso de dirección, que poco después abandona.

En la década de los cincuenta, Eielson gana un espacio importante en la plástica italiana. En esta etapa se dedica a la creación de móviles. Expone en la famosa Galería del Obelisco y establece relaciones con los críticos más respetados. Pero no sólo la pintura acapara su energía, Eielson se dedica sobre todo a escribir. De esos años data uno de sus mejores poemarios: Habitación en Roma . Sus poemas se caracterizan por un fuerte misticismo probablemente nutrido por el budismo zen que ha comenzado a practicar. Hay también una preocupación constante por lo visual, Eielson concibe la literatura como imagen y la escritura adquiere un carácter fuertemente conceptual.

Ha transitado para entonces en la vanguardia pura y dura, y parece querer dar una nueva mirada hacia el pasado. A inicios de los años sesenta, la costa peruana se convierte en el tema inacabable para su trabajo plástico, utiliza materiales naturales que se hace enviar desde el Perú, optando primero por la abstracción y después por la simbología. Publica también su poemario Noche oscura del cuerpo .

En 1963 Eielson inicia su serie Quipus , con telares y colores que recuerdan a las culturas precolombinas peruanas. Es el ciclo de los nudos. El telar es para Eielson la síntesis entre la cultura amerindia y europea, pero esta síntesis no sólo es visual, sino también simbólica y mágica. Del mismo modo, el nudo tiene para él connotaciones semánticas, sagradas y mágicas, es el encuentro entre el pasado y el presente del Perú, es el núcleo del color y punto de partida estético, el cosmos amarrado a la tierra. Él busca así ir más allá del puro arte, quiere incorporar la historia y la antropología.

Inevitablemente, esta concepción refleja también la manera en que Eielson concibe la existencia, y explica su necesidad de reunir lo visual y lo escrito, lo palpable y lo espiritual.

Presenta su trabajo en la Bienal de Venecia en 1964 y éste es expuesto en las mejores muestras de Nueva York y París, donde, como es de suponer, participa en los sucesos del 68. En 1969 presenta su Escultura subterránea en Zurich, seguida de diversas performances (una variación de su novela El cuerpo de Giulia-no en Venecia, el baile en el metro de París, la Paracas-Pyramid en Dusseldorf entre otras).

Sus novela El cuerpo de Giulia-no es publicada en 1971 con el apoyo de Octavio Paz e inmdiatamente traducida al francés. En el 76 vuelve al Perú por un período corto y se dedica a la investigación sobre el arte textil prehispánico, expone en galerías, viaja y reedita sus poemas. Dos años más tarde, pasa un año en Nueva York becado por la fundación Guggenheim y luego escribe ensayos sobre las antiguas culturas peruanas. En el 87, su segunda novela Primera muerte de María es publicada en México, sus poemas circulan en la revista Vuelta y participa en muestras pictóricas en ese país.

Después de ese periplo, Eielson se queda en Roma viajando con mucho menos frecuencia. Su particular concepción, su recurso al intratexto (entre su obra visual y escrita), su curiosidad incesante y su constante cambio de registro hacen de él un artista a veces incomprendido. Si hay algo constante en Eielson es su absoluta libertad, su concepción del arte y del mundo como un todo. Ha sido un artista global, un artista de este tiempo.

El 10 de marzo muere en Milán. No se podrán lanzar sus cenizas a la superficie de la luna. El cementerio ideal de los poetas todavía lo estará esperando.

ut pictura poiesis

La poesía es como la pintura

Canción y muerte de Rolando (1943)

Reinos (1945)

Habitación en Roma (1951)

Noche oscura del cuerpo (1955)

Ceremonia solitaria (1964)

Mutatis mutandis (1967)

Poesía escrita (1976)

PTYX (1980)

Sin título (2000)

Nudos (2002)

El cuerpo de Giulia-no (1971)

Primera muerte de María (1988)

Poesía visibile (2002)


Los cinco sentidos

la vida...

Yo quisiera que todo fuera más unitario, más armonioso como lo fue en las civilizaciones antiguas. Yo sigo siempre como persiguiendo eso, en mi vida privada trato de vivir por lo menos en lo que puedo, tranquilo, en paz conmigo mismo; creo mucho en esas cosas, he leído mucho y he hecho un poco de práctica de budismo zen. He tenido una época vegetariana que he abandonado por cuestiones ya físicas, porque no podía seguir. Creo pues que saber vivir es lo más importante, y hacer de su propia vida una obra de arte, y de toda la vida.

el mar...

Vivo en una isla, Cerdeña. Desde niño yo siempre he estado en el agua, nadaba y hasta ahora sigo nadando. Primero fue el Pacífico, pero desde hace 40 años, que vivo en Europa, ya no es el mismo mar, ya es ahora un mar ancestral en el que yo vivo...

Cuando llego a la isla me voy al mar y nado, tengo que tener ese tipo de relación con el mundo en el que vivo, no solamente pensar en escribir y producir obras de arte, sino también vivir, no solamente vivir por vivir, sino saber vivir... a lo mejor estoy aprendiendo a vivir.

la música...

En cada uno de nosotros hay una música de la cual se tiene más o menos conciencia, algunos la escriben, otros simplemente la oyen, otros la interpretan. Lo mismo que estoy diciendo sobre la música podría decirlo sobre la poesía, con respecto a la lengua; o de la pintura con respecto a las imágenes que nos rodean, es simplemente ese pasaje que es misterioso y que es a veces muy difícil y muy doloroso, y a veces toda la felicidad el poder decir esas cosas. Eso es ser artista, es decir, eso es lo que se llama artista, en realidad cada uno de nosotros es un artista.


sé perfectamente que mi casa

Es una estrella
Que se llama vida
Y que esa estrella es la tierra
Y que después tendré otra casa
En otra estrella
Llamada muerte.

Sin título , Pretextos, 2000

guardo de Lima una botella

Llena de lluvia
Y  un puñado de arena
En el pañuelo. A veces recuerdo
La luz de su nublado cielo
Y la acaricio
Como se acaricia una perla
En el bolsillo.

Sin título , Pretextos, 2000


escribo algo


Escribo algo
algo todavía
algo más aún
añado palabras        pájaros
hojas secas         viento
borro palabras nuevamente
borro pájaros        hojas secas viento
escribo algo todavía
palabras

                                                                                    Mutatis mutandis, Lima 1967

enlaces

http://eielson.perucultural.org.pe

http://www.epdlp.com/escritor.php?id=3134

http://www.ucm.es/info/especulo/numero28/nudos.html

http://librodenotas.com/poeticas/Archivos/cat_jorge_eduardo_eielson.html

Literaturas.com