Sumario. Literatura infantil y juvenil
 

Panorama actual de la literatura juvenil en España

Carmen Fernández Etreros

Ilustración: Mónica Roca

Es difícil deslindar el término literatura juvenil del comúnmente aceptado literatura infantil y juvenil. Ambos están tan profundamente ligados en el panorama editorial español que son difíciles de aislar para su análisis por separado. Además no son pocos los que piensan que la literatura juvenil es un fenómeno inexistente fruto de los mercados y las editoriales.

Pero lo cierto es que la literatura juvenil está creciendo año a año. Podemos hablar de la literatura juvenil como aquella que interesa a los jóvenes con capacidad lectora desde la Educación Secundaria. En un informe del Ministerio de Cultura sobre la literatura infantil y juvenil en el 2002 se señala que “sin duda el sector más difícil es la población juvenil, de 12 a 17 años, por sus especiales características de desarrollo y socialización y las preferencias de ocio entre los jóvenes, en ellos el interés por la lectura se ve cada vez más amenazado, pese a fenómenos como Harry Potter. A los jóvenes les interesan las lecturas de entretenimiento y aventuras y aquellas cuyo contenido tiene relación con sus problemas y su psicología”.

Según señala Silvia Adela Kohan en su libro Escribir para niños la diferencia entre la literatura juvenil y la de adultos es “que en muchos casos los temas con los mismos (el poder, el amor, la guerra, la injusticia...) pero difieren las características de los elementos narrativos, especialmente los personajes que suelen identificarse con el público al que el libro va dirigido”. Los jóvenes comienzan a enfrentarse a la literatura y les interesan los cómics como los de Asterix, los libros de Tolkien y Lovecraft, las aventuras de Julio Verne o Jack London y los cuentos espaciales de Ray Bradbury o Arthur Clarke.

“A partir de los doce años, la propuesta educativa de los libros del 2003 no dibuja un retrato tan coincidente e intenso en su propuesta moral para los niños de las sociedades del bienestar. La interiorización psicológica disminuye a favor de la acción y predominan en esta cosecha los ‘buenos cocinados' en los que los géneros narrativos se entrecruzan y fusionan a fondo y en la que pervive la influencia del fenómeno Harry Potter”, como se indica en el Anuario sobre el libro infantil y juvenil 2004 publicado por SM.

En los últimos siete años la literatura infantil y juvenil es un sector dinámico y en alza. Según los datos del Ministerio de Cultura sobre la Edición Española de libros en 2004 la tendencia de crecimiento en literatura infantil y juvenil sigue aunque se registra un leve descenso del 11,8%, respecto al año anterior en el que se apuntó un fuerte e inusitado crecimiento del 36,2% con la publicación de más de 9.000 títulos. Según los datos estadísticos de la Federación de Gremios de Editores de España a la Literatura Infantil y Juvenil le correspondió en el 2003 un 9,8 de la facturación global por ventas del mercado interior.

El gran peligro del escaso control sobre la literatura juvenil es que se pueda influir negativamente en los buenos hábitos de los jóvenes lectores españoles. Según el último Barómetro de hábitos de lectura y compra de libros en España de la Federación de Gremios de Editores de 2004 el grupo de población de la minoría lectora que más lee es el de las edades comprendidas entre los 14 y 24 años con un 72% de los lectores. Siendo España uno de los países europeos con menor índice de lectura está claro que el futuro lector se encuentra entre los jóvenes. Generación de jóvenes lectores que cuenta con el handicap de estar colgada de los videojuegos, las descargas de Internet y fenómenos televisivos como Operación Triunfo y que por lo tanto debe ser tentada con una lectura de calidad.

La gran característica del sector de la literatura juvenil es su dinamismo con abundante número de títulos y propuestas constantes de nuevas colecciones que vamos a intentar sintetizar en este artículo. En cuanto a los autores además de los clásicos hay un gran tendencia a que autores que escriben para adultos lo hagan también para los jóvenes como José María Merino, Rosa Montero, Marina Mayoral o Gustavo Martín Garzo (premio Nacional de literatura Infantil y Juvenil 2004). También nos encontramos con autores consagrados a la literatura juvenil como Jordi Serra i Fabra, Alfredo Gómez Cerdá, Andreu Martín, Care Santos, Enric Lluch o Fernando Marías con su último éxito Cielo Abajo y nuevas promesas como Felipe Juaristi, Laura Gallego con Memorias de Ishún o Gonzalo Moure con El síndrome de Mozart .

También destaca el plurilingüísmo ya que las editoriales publican libros simultáneamente en castellano y en catalán, y no pocas lo hacen en gallego y en euskera. El grupo editorial Editores Asociados creado para editar en todas las lenguas convoca cada año el Premio Abril de literatura juvenil.

El fenómeno Harry Potter con su éxito como bestseller ha ayudado al desarrollo del sector, la venta de las librerías y el fomento de la lectura entre los jóvenes pero quizás ha ensombrecido la llegada de obras no menos interesantes a las manos de los lectores. Los jóvenes y sus padres, que cada vez tienden a comprar más libros, se sienten confundidos entre tanta y diversa oferta y suelen a decantarse por los títulos más vendidos. Normalmente el canal para la lectura de estos libros es el boca a boca entre amigos y la recomendación del profesor como libro de lectura trimestral.

Lo positivo del momento actual es que en las estanterías de las librerías nos encontramos con diversas colecciones para el público juvenil. Anaya Infantil y Juvenil publica una media anual de 60 libros distribuidos entre todas sus colecciones el Duende verde para lectores de 9 a 14 años, Espacio abierto para jóvenes, Otros espacios con poesía para jóvenes y Tus libros con clásicos juveniles. SM contribuye con la Serie roja de Barco de Vapor en la que se combinan los temas de acción con los problemas de la adolescencia. Campos de fresa de Jordi Sierra i Fabra es uno de sus bestsellers juveniles. Siruela se presenta con su Colección escolar en la que articula dos líneas para el profesorado y alumnado de ESO de Literatura y Filosofía enfocadas a autores contemporáneos como Carmen Martín Gaite y su Caperucita en Manhattan . Además esta editorial publicó Tres cuentos de hadas de Gustavo Martín Garzo.

Alfaguara Infantil y Juvenil complica las tramas con la colección Próxima parada para lectores de hasta 14 años con el éxito de El oro de los sueños de José María Merino. Edelvives mantiene sus Clásicos Juveniles y la serie Alandar para 14 años. Esta editorial ha publicado El loco de la colina de Jordi Sierra i Fabra. También hay que destacar la labor de una editorial como La Galera y su libro Kip Pavarti y la sombra del cazador de Miguel Larrea.

Si es verdad que en ocasiones los premios solamente sirven como reclamos de las editoriales para fomentar la venta de un determinado título pero lo cierto es que suelen influir por su calidad en la literatura juvenil. Podemos destacar el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil convocado por el Ministerio de Cultura, el Premio Anaya de literatura Infantil y Juvenil convocado de forma conjunta por Grupo Anaya y Ámbito Cultural-El Corte Inglés, I Premio de Literatura Infantil y Juvenil Libreros de Asturias, el Premio Alandar de literatura Juvenil que convoca todos los años la Editorial Edelvives el premio Edebé en categoría juvenil, el Premio Gran Angular de Literatura juvenil de la Fundación SantaMaría que publica SM con Noche de alacranes de Alfredo Gómez Cerdá y el Premio Leer es vivir juvenil de la Editorial Everest.

CARMEN FERNÁNDEZ ETREROS (Madrid, 1969) es redactora especializada en literatura infantil y juvenil. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, ha proseguido sus estudios de doctorado en la rama de Filología. Ha desarrollado su labor periodística en medios de comunicación como ABC, Actualidad Económica, Telecinco y Gaceta Complutense así como en diversas editoriales. En la actualidad colabora con sus críticas literarias en la Revista Babar de Literatura Infantil y Juvenil.