NOVELA NEGRA

 

 

ENTREVISTA

Mario Mendoza

por

©Luis García

Se licenció en Letras en Bogotá y se graduó en Literatura hispanoamericana en la Fundación José Ortega y Gasset de Toledo. Ha impartido clases de Literatura durante más de diez años y ha publicado las novelas La ciudad de los umbrales (1992), Scorpio City (1998) y Relato de un asesino (2001), y el libro de relatos La travesía del vidente, galardonado en 1995 con el Premio Nacional de Literatura por el Instituto Distrital de Cultura y Turismo de Colombia. Es Premio Biblioteca Breve (2002) con la novela Satanás.

 

Luis García.-          Mario Mendoza, Premio Biblioteca Breve 2002. ¿Qué le asusta más, la responsabilidad del Premio, o la compañía de los anteriores galardonados?.

Mario Mendoza.-   Ninguna de las dos cosas. Me asusta el silencio, los bloqueos creativos, la incapacidad para abordar la escritura con fuerza y seguridad. Nuestra psicología es de una fragilidad tal, que cualquier quiebre interno puede hacernos pedazos e impedir el flujo literario.

 Pregunta.-         ¿Se siente heredero del boom que marcara en los años sesenta García Márquez, Carlos Fuentes, etc?. 

Mario Mendoza.-                           En cuanto a la profesión, sí, claro, ellos son los maestros, los grandes, y nosotros somos los alumnos, los que venimos detrás. En cuanto a la temática de sus obras, no, es evidente que nosotros tenemos mundos narrativos muy distintos a los de ellos, por la sencilla razón de que nos tocó vivir una realidad diferente. 

 Pregunta.-           Porque las comparaciones, con ser odiosas, resultan inevitables, toda vez que la literatura del Cono Sur sigue empeñada en marcar las pautas en España... ¿Es casualidad que nuevamente el Biblioteca Breve vaya a un escritor sudamericano?.

 Mario Mendoza.-   Después de la muerte de Franco, España entra en un proceso de exploración interna y de renovación. Es una especie de despertar, de renacimiento. Ese proceso la llevará a ingresar años más tarde en la Comunidad Económica Europea. A lo largo de este tiempo, se fijó en ella misma con suma atención, se concentró, se replegó para estudiarse y analizarse. Después de veinticinco años, vuelve a abrirse y está observando la dinámica social y literaria de sus parientes de idioma. Esa apertura es un encuentro con nosotros, los escritores latinoamericanos.

 Pregunta.-           ¿Qué se pueden encontrar los lectores en Satanás?.

 Mario Mendoza.-    La construcción de un mundo literario que mete la nariz en una ciudad caótica, autodestructiva y apocalíptica como Bogotá.

 Pregunta.-           Aparentemente su título invita a pensar que nos encontramos ante una novela diabólica... ¿Cabe tal consideración?.

 Mario Mendoza.-   En la novela, Satanás es una fuerza psíquica que ronda a los personajes, que los desdobla, que los abre de mala manera. A cada uno de ellos lo espera un precipicio, una caída, un viaje a los infiernos.

Pregunta.-          Alude en la novela a la crisis de Occidente, de sus valores, al desplome de la                                     razón... ¿No resulta excesivamente catastrofista?

 

Mario Mendoza.-     Sí, tengo una visión de la realidad muy negativa. No creo en el progreso, excepto en el de las máquinas. Pero en el plano de la convivencia con los otros, de la tolerancia, del respeto, de la igualdad, de la fraternidad, es evidente que hemos empeorado notablemente. Basta un vistazo a las cifras de desnutrición, de desplazamiento forzado o de destrucción del medio ambiente (lo que hemos hecho con nosotros mismos se lo hemos hecho también a las otras especies animales y vegetales) para darse cuenta de la catástrofe que hemos producido. 

Pregunta.-           Háblenos de su génesis. ¿Cómo nació Satanas?.

 Mario Mendoza.-   En 1986 un compañero mío de universidad asesinó a una veintena de personas en un lapso de doce horas. Este episodio siniestro marcó para mí el inicio de una nueva era para la ciudad: la era negra, el ingreso en las tinieblas. La novela es el retrato de una atmósfera pestilente, de un aire malsano y dañino.

Pregunta.-           ¿No corre el riesgo de que encasillen su obra como un thriller psico-policiaco?.

 

Mario Mendoza.-    Eso se le ocurrirá, seguramente, a algún crítico literario, y con el tiempo uno aprende a quitarle importancia a la opinión de los críticos y a dársela más bien al público en general. El lector que no tiene ninguna pose de intelectual, que no quiere aparentar inteligencia, es el que verdaderamente importa.

 

Pregunta.-        ¿Quién es el enigmático personaje que planea por toda la novela?.

 Mario Mendoza.-  Campo Elías Delgado, el asesino del que hablábamos hace unos segundos. El estaba escribiendo un ensayo literario sobre la novela de Stevenson El extraño caso del doctor Jekyll y Mister Hyde. La policía encontrará incluso el libro entre su chaqueta después de los asesinatos. El había estado en Vietnam en la sección de los boinas verdes y era profesor de inglés en Bogotá.

 

Pregunta.-         ¿Hasta que punto le puede haber influido la realidad de su país en la redacción de Satanás?.  Ese ambiente de violencia sostenida....

Mario Mendoza.-    Es inevitable que la realidad de mi país se filtre en mis libros, que los componga, que los arme y que termine siendo un elemento protagónico. Sin embargo, más que una violencia política (guerrilla, narcotráfico), lo que hay en la novela es más bien una violencia psíquica, mental, interior.

 

Pregunta.-         Insiste en la dualidad humana, en el mito del desdoblamiento de personalidad.... ¿Lo considera tan cercano a nuestras vidas como para que termine personificando el MAL?.

 

Mario Mendoza.-    Más que una dualidad, el libro propone una multiplicidad psicológica. La identidad no existe. Yo no soy yo. Yo soy nosotros.

Pregunta.-           Con Satanás  irrumpió en el panorama literario como "un elefante en una cacharrería". ¿Para cuando una nueva novela?.

 Mario Mendoza.-   Voy ya bien avanzado en el siguiente libro. He tenido que parar por los compromisos que ha implicado el premio, pero ya estoy recuperando mis horarios de trabajo normales y creo que a finales de este año la novela estará terminada.

 

Volver Página Principal  

 

NOVELA NEGRA